El marketing mix lleva con nosotros mucho tiempo, específicamente desde 1960, cuando el profesor y autor, E. Jerome McCarthy, acuñó el término.

Lo que nosotros entendemos por marketing mix ha evolucionado en los últimos 60 años, pero las bases que sentó el Sr. McCarthy siguen ahí.

En este artículo, explicamos qué es el marketing mix, los elementos del marketing mix que debes conocer y cómo usarlo para hacer crecer tu empresa.

¿Qué es el marketing mix?

Empecemos con la definición del término.

Según Indeed, el marketing mix hace referencia a los «métodos, estrategias y herramientas usadas para llegar a clientes potenciales e impulsar las ventas».

Los líderes de las empresas necesitan un marketing mix efectivo para entender a sus clientes, desarrollar formas viables de comunicarse con ellos y, en definitiva, hacer crecer su negocio.

Antes de que puedas crear y usar el marketing mix para tu organización, debes entender los elementos que lo componen, que veremos en el apartado siguiente.

Los 7 elementos del marketing mix

El marketing mix está formado por siete elementos, cuatro de los cuales se conocen como las 4 P. Empecemos definiéndolas:

Las 4 P

Las 4 P del marketing son producto, precio, punto de venta y promoción. Estarás pensando: «Ahá… ¿Y qué se supone que significan esos términos para los profesionales de marketing?». Descubrámoslo.

1. Producto

El «producto» se refiere a todo lo que vende tu empresa. Como tal, la categoría «producto» también incluye servicios, consultas, etc. ¿Por ahora todo claro? Bien, sigamos.

Para entender bien este elemento del marketing mix, hazte las siguientes preguntas:

  • ¿Qué buscan los clientes en mis productos o servicios?
  • ¿Qué características tienen mis productos o servicios que les vayan a ayudar a satisfacer estas necesidades?

  • ¿De qué forma van a usar los clientes mis productos o servicios? ¿Cómo lo van a hacer?
  • ¿De qué forma son tus productos o servicios únicos con respecto a los productos o servicios de otras empresas?
  • ¿Cómo puedo hacer que mis productos o servicios sean también atractivos para otras personas?

2. Precio

El «precio» se refiere a la cantidad de dinero que cobras por tus productos o servicios. Simple, ¿verdad? Pero hay MUCHA parte psicológica en la estrategia de precios.

Por ejemplo, los productos más caros suelen considerarse de mayor calidad, aunque no lo sean. Del mismo modo, los productos más baratos suelen considerarse de menor calidad.

Además, suele ser más fácil entrar en un mercado con productos más baratos, pero tu margen de beneficios va a ser menor, lo que puede ser difícil en lo que al balance final de una empresa se refiere.

¿Te da vueltas la cabeza? Por eso es tan difícil encontrar el precio «correcto». ¡Hay muchísimos factores a tener en cuenta! Por suerte, tenemos una serie de preguntas que te ayudarán a que sea más fácil:

  • ¿Cuál es el valor percibido de tus productos o servicios?
  • ¿Cuánto cobra tu competencia por los mismos productos o servicios?
  • ¿Cuánto puedes aumentar/reducir tus precios sin que la gente piense que eres demasiado caro/barato?

  • ¿Es tu empresa nueva en el mercado o ya está consolidada?
  • ¿Tienes dinero suficiente para bajar tus precios hasta consolidarte?
  • ¿Tus clientes ideales son ahorradores o prefieren ofertas premium?

3. Punto de venta

El «punto de venta» se refiere al lugar donde se venden tus productos o servicios. Tiendas físicas, páginas web de comercio electrónico, tu furgoneta en un parking público… ¿Coges la idea?

Para dar en el clavo con el elemento de la ubicación de tu marketing mix, responde a las siguientes preguntas:

  • ¿Dónde buscan los clientes mis productos o servicios?
  • ¿Vendes a distribuidores o directamente al consumidor final?
  • ¿Tus clientes quieren tocar el producto antes de comprarlo?
  • ¿Dónde vende tu competencia sus productos o servicios?

4. Promoción

La «promoción» se refiere a la forma en la que comercializas tu productos o servicios en tu mercado objetivo.

Los canales promocionales incluyen publicidad por TV e impresa, marketing por redes sociales, marketing de contenidos, marketing por correo electrónico., anuncios destacados, SEO, RR. PP., ofertas y descuentos.

Uno de los canales promocionales más innovadores es el marketing por webinario.

Puedes utilizarlo como una herramienta para promocionar tu producto o marca, incluyendo el fomento de las ventas y esfuerzos directos, así como de la adquisición de clientes potenciales y la mejora de las relaciones con ellos.

Un marketing por webinario efectivo es posible gracias a las herramientas avanzadas ofrecidas por las plataformas para webinarios. Estas incluyen una variedad de actividades antes, durante y después del evento.

¿Quieres comprobar cómo hacer esto con ClickMeeting?

Prueba ClickMeeting totalmente gratis durante 30 días

Empezar Gratis

¿Cómo puedes saber qué canales promocionales incluir en el marketing mix de tu marca? Empieza por plantearte las siguientes preguntas:

  • ¿Qué canales usa más a menudo tu mercado objetivo?
  • ¿Qué mensajes promocionales son los más efectivos para mis productos/servicios?
  • ¿Cuál es el mejor momento para promocionar mis productos o servicios? ¿Son estacionales?
  • ¿Cómo promociona mi competencia sus productos o servicios? ¿Debería yo hacer lo mismo?

Las otras P

Ya hemos hablado de las 4 P. Pues, al parecer, hay otras tres más que deberías plantearte añadir a tu marketing mix. Estas son: personas, procesos y pruebas físicas.

5. Personas

Con «personas» nos referimos a tus empleados de cara al público. Si alguien de tu equipo tiene contacto con un cliente actual o potencial, entra en esta categoría.

Tus empleados representan tu marca. Como tal, es muy importante que contrates a trabajadores de alta calidad que entiendan la visión de tu empresa y que les apetezca ayudarte a realizarla.

Para asegurarte de estar contratando a las personas adecuadas, hazte las siguientes preguntas:

  • ¿Está esta persona cualificada para el puesto que se ofrece?
  • ¿Tiene la responsabilidad necesaria para tener éxito?
  • ¿Entiende mi visión de negocio?
  • ¿Va a ser agradable trabajar con esta persona en el día a día?

Una vez que la persona se haya unido a tu equipo, hazte las siguientes preguntas:

  • ¿Estoy satisfecho con su rendimiento?
  • ¿Le estoy dando oportunidades para mejorar sus capacidades?
  • ¿Entiende mis productos o servicios en profundidad?
  • ¿Está haciendo avanzar a mi empresa o la está frenando?

6. Proceso

El «proceso» se refiere a las formas en las que ofreces tus productos o servicios a tus clientes.

Cuanto mejores sean los procesos, más contentos estarán tus clientes. Así que es importante que esta parte de tu marketing mix sea correcta. Responde a estas preguntas para controlar este aspecto a la perfección:

  • ¿Mis procesos facilitan o dificultan el trabajo de mi equipo?
  • ¿Mis procesos mejoran la experiencia del cliente o la dañan?
  • Si mis procesos son mediocres, ¿por qué lo son? ¿Qué hace que tengan un bajo rendimiento?
  • ¿Hay herramientas en las que puedo invertir para agilizar y mejorar mis procesos?
  • ¿Hay otras personas/empresas con las que me puedo unir para mejorar mis procesos?

7. Pruebas físicas

Las «pruebas físicas» se refieren a las pruebas tangibles, en el sentido de prueba tangible que necesita un cliente para asegurarse de que tu negocio es legítimo y fiable.

Esto incluye pruebas de elementos de compra (como recibos), el escaparate físico, la página web y el logo de tu marca, el email de agradecimiento que mandas tras una compra, los envases físicos en los que tus productos van metidos e incluso los resultados que los clientes tienen gracias a tu ayuda.

¿Qué tal se te está dando la categoría de «pruebas físicas» de tu marketing mix? Descubrámoslo:

  • ¿Qué pruebas físicas de mi empresa doy a mis clientes?
  • ¿Son estas pruebas físicas suficientes para generar ventas de forma consistente?
  • ¿Son consistentes mis pruebas físicas? ¿Está esto relacionado con mi marca y la apoya?
  • ¿Qué puedo hacer para ofrecer más pruebas físicas y ayudar a que los clientes confíen más en mí?

¿Cómo usar el marketing mix?

Ahora que sabemos lo que es el marketing mix y los elementos de los que está compuesto, hablemos sobre cómo usar en la práctica esta información para impulsar tu negocio.

Sigue este sencillo proceso de cinco pasos para desarrollar tu propio marketing mix:

Analiza tu producto

Echa un vistazo a tu producto o servicio. ¿Por qué alguien querría comprarlo? ¿Qué les aporta? ¿Qué problema les soluciona? ¿Puedes poner estos problemas en palabras?

Esto es importantísimo: si los clientes no necesitan lo que ofreces, o no lo desean tanto como para gastarse parte de su sueldo en ello, no lo comprarán. Así que antes que nada, asegúrate de que entiendes el valor que estás ofreciendo.

Entiende a tu público

A continuación, tómate un momento para analizar a tu público. ¿Quiénes son? ¿A qué problemas se enfrentan y cómo tu producto/servicio les ayuda a superar estos problemas?

Y casi igual de importante, ¿dónde acuden estas personas normalmente para buscar soluciones a sus problemas? ¿A la cadena de supermercados local? ¿A Amazon? ¿A otra parte? Asegúrate de que tus productos/servicios se venden en sitios concretos en los que tus clientes objetivo se sientan realmente cómodos.

Ponle precio a tu producto

Como hemos mencionado antes, poner precios no es fácil. ¡Pero hay que hacerlo! Hazle un favor a tu negocio y estudia tu sector, a tu competencia y las características únicas de la clientela a la que das servicio.

¿Cuánto están dispuestos a pagar tus clientes por tu oferta? ¿Puedes ser flexible y subir/bajar los precios? Encuentra un precio que tus clientes acepten y que apoye la imagen de marca que quieres crear.

Crea una estrategia de marketing

Ahora es el momento de construir una nueva estrategia de marketing.

Por suerte, siempre que hayas tomado tiempo para analizar tus productos o servicios, entiende a tus clientes y elige un modelo de precios competitivo. Tu plan de marketing debería ir cuajando solo poco a poco, al menos hasta cierto punto.

¿Por qué? Porque al entender lo que vendes y a las personas que quieren comprarlo, los canales de marketing y las estrategias de comunicación que ves empezarán a cobrar sentido.

Repasa tu marketing mix

Finalmente, vuelve a analizar tu marketing mix de vez en cuando.

¿Sigue todo en orden? ¿Sigue produciendo tu mix resultados favorables? ¿Ha cambiado algo sobre tu sector? ¿Y sobre tus clientes?

Si la respuesta a cualquiera de estas preguntas es «sí», haz los ajustes necesarios. Si la respuesta es «no», ten en cuenta que hay algo que cambiará en algún momento: prepárate para ello.

En resumen

El marketing mix es un concepto importante. Por suerte, ahora ya entiendes en profundidad lo que es y cómo usarlo para dar impulso a tu empresa.

Te animamos a que tomes lo que has aprendido de las 4 P (y de las otras que hemos mencionado) del marketing mix y apliques ese conocimiento a tu negocio. Estamos seguros de que vas a disfrutar de la claridad extra que vas a obtener y el éxito adicional que te ayudará a conseguir.

Descubre cómo ClickMeeting puede ayudarte en tu estrategia de marketing.

Prueba ClickMeeting totalmente gratis durante 30 días

Empezar Gratis
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Loading...

Autor Jacob Thomas

Content writer @ ClickMeeting

Time to move your events online. Do it with ClickMeeting

TRY IT FREE
G2Crowd

Dejar una respuesta

Your email address will not be published.