La educación híbrida es un concepto que lleva ganando terreno los últimos años. El concepto tiene ya muchos adeptos, tanto formadores como estudiantes. Ya enseñes en un colegio o impartas formación para empleados, socios o clientes, el aprendizaje híbrido puede aportarte grandes beneficios.

En este artículo te explicamos lo que es la educación híbrida y por qué deberías usarla, y te damos una serie de consejos para que le saques todo el partido a este modelo de aprendizaje.

¿Qué es la educación híbrida?

La educación híbrida (también conocida como «b-learning») es una nueva forma de ver la enseñanza, que incorpora el poder de la tecnología. Combina el aprendizaje en línea con métodos de enseñanza tradicionales. Gracias a este concepto, el alumno tiene acceso a los materiales de formación en línea y puede interactuar con el profesor a través de internet. La clave es que el estudiante tiene control sobre el ritmo, tiempo o lugar de aprendizaje. Esto ofrece grandes posibilidades de personalización y comodidad, y hace que los estudiantes participen más en el proceso de formación. Este método ya se usa en colegios, portales educativos, empresas de formación y organizaciones que quieren ofrecer formación a sus empleados.

¿Cómo funciona la modalidad híbrida?

Generalmente, la educación híbrida está basada en el hecho de que parte de la enseñanza ocurre en línea para gestionar el ritmo de aprendizaje. No obstante, la otra parte consiste en que el profesor o formador imparten los contenidos en directo, generalmente en forma de webinarios. Con este método, la formación en línea disponible en forma de materiales preparados y las clases dirigidas por formadores se complementan y crean un entorno de aprendizaje integrado.

Educación híbrida: beneficios

El modelo de educación híbrida es, indudablemente, una gran forma de mejorar la experiencia del estudiante, pero sus beneficios van mucho más allá. A continuación, te mostramos los principales beneficios para estudiantes, formadores, profesores y organizaciones que se pasen a este método.

Proceso flexible de aprendizaje

Lo principal y más importante es que la educación híbrida ofrece gran comodidad y flexibilidad a los estudiantes, ya que pueden controlar el ritmo de aprendizaje y, además de ello, adquirir conocimientos desde cualquier parte del mundo. Esto reduce el riesgo de absentismo.

Un mejor entendimiento del conocimiento compartido

Algunos estudios académicos muestran que la educación híbrida aporta a los estudiantes un entendimiento más exhaustivo del contenido del curso. Siempre pueden volver al contenido del tema que quieren consolidar y trabajar con los materiales preparados. Si les surgen dudas o preguntas relacionadas con cualquier cuestión, el estudiante puede pedir al formador o profesor que se lo aclare.

Apoyo del tutor e intercambio

En la modalidad de aprendizaje híbrido, el estudiante nunca está solo: los estudiantes pueden contactar con los formadores, por lo que pueden esperar tener un apoyo total. Además, el aspecto social también es esencial en el concepto de la educación híbrida. Durante las clases en línea, los estudiantes tienen contacto con otras personas; pueden comunicarse, apoyarse entre ellos o trabajar conjuntamente en un tema concreto.

Reducción de los costes

Pasemos ahora a los beneficios de las organizaciones que decidan usar este método de transferencia de conocimientos. En este caso, un factor muy significativo es la reducción de costes. Durante la formación estándar, hay que tener en cuenta los gastos de transporte, de alojamiento, de alquiler de una sala de formación o de los materiales impresos. No debemos pasar por alto el ahorro significativo de tiempo. Al optar por la modalidad híbrida, te asegurarás de que ningún miembro de la organización pierde tiempo en el traslado al lugar de la formación.

Usar el potencial de la tecnología

Si te decides a usar una plataforma avanzada de webinarios, como ClickMeeting, podrás aprovechar todo el potencial de las tecnologías innovadoras durante la formación. Cuestionarios, trabajos en grupo, pizarra virtual o la posibilidad de compartir una presentación multimedia interactiva con los asistentes: estas son solo unas de las muchas posibilidades que ofrece nuestra herramienta. Utilizar elementos interactivos durante las clases ayuda a la participación de los estudiantes y es una gran forma de consolidar el conocimiento compartido.

Rendimiento más medible

Como organizador, puedes ver la participación y los resultados de los alumnos al completar pruebas o cuestionarios. Esto, con la formación tradicional, es casi imposible de verificar, lo que dificulta la posibilidad de que la organización supervise los resultados y efectos de la formación recibida. Además, al utilizar la modalidad híbrida, puedes obtener información sobre los resultados individuales y crear clasificaciones interactivas y estadísticas, supervisar los resultados de los grupos individuales y ¡mucho más!

Ahorro de tiempo

Sigamos con la evaluación de conocimientos: cuando los estudiantes rellenan cuestionarios o pruebas en línea, el software les concede una puntuación de forma automática, a la que tú también tendrás acceso. Resulta cómodo tanto para el estudiante, quien recibe de forma instantánea sus resultados, como para ti, ya que te ahorra una gran cantidad de tiempo. Esto suele traducirse en mejores puntuaciones, mejor retención de conocimientos y en estudiantes más satisfechos.

Educación híbrida: buenas prácticas

Cabe la pena reflexionar sobre el plan de acción antes de implementar un modelo de educación híbrida en un colegio, empresa o institución. A continuación te mostramos algunas de las buenas prácticas de la educación híbrida, que te ayudarán a sacarle el mayor partido posible a la educación híbrida.

Establece objetivos y formas de medirlos

Antes de desarrollar un curso de educación híbrida, deberías definir los objetivos de aprendizaje que esperas. Para hacerlo, puedes realizar una lluvia de ideas con tus estudiantes para, así, identificar tus objetivos más importantes. Recuerda que todos los estudiantes deberían poder evaluar lo que han aprendido al final del curso. Desarrolla un plan que te permita conectar tus clases con los materiales de aprendizaje de forma coherente.

Crea contenido atractivo

El contenido en línea tiene que ser mucho más que una simple ponencia o presentación grabada. Debe ser atractiva, interactiva y complementaria al aprendizaje con el profesor. El uso de materiales multimedia como vídeo, imágenes, narración, juegos y animaciones hace que los estudiantes se involucren más en su aprendizaje y recuerden mejor lo que han aprendido. Al hacerlo, recuerda mantener la consistencia, que es crucial a la hora de combinar diferentes tipos de enseñanza. Establece pautas para fomentar la interacción, por ejemplo, pidiendo a los estudiantes que respondan un cierto número de preguntas de debate o estableciendo un tiempo mínimo de intervención.

Relaciona correctamente los materiales de aprendizaje y las actividades

En los cursos o clases en línea, los estudiantes necesitan tener oportunidades de juntarse y revisar lo aprendido durante la formación, así como consolidar el conocimiento adquirido. Esto es importante tanto para la autoevaluación, como para valorar los resultados de su aprendizaje. Por lo tanto, resulta útil combinar diferentes oportunidades de aprendizaje para ofrecerles acceso a fuentes, así como oportunidades para debatir los temas seleccionados. Por ejemplo, los estudiantes pueden ver un vídeo en línea antes de la clase y comentarlo más adelante durante el curso.

Mantén la comunicación en mente

Independientemente del formato de tus clases, la buena comunicación es una parte importantísima de la educación, por lo que deberías asegurarte de que les das a los estudiantes la oportunidad de expresarse. Además, puedes obtener comentarios del propio curso, preguntar lo que les gusta y lo que cambiarían. Prepárate para hacer mejoras si nos les convence algún aspecto del curso o de la forma de enseñar.

Anímales a colaborar con otros estudiantes

Una de las mejores formas de hacer partícipes a los estudiantes es a través de actividades de grupo durante la parte formativa del programa. Pero las posibilidades de integrar a los participantes de clases híbridas no acaban ahí. Puedes hacerlo creando chats de grupo o incluso haciendo que trabajen juntos durante las clases en línea. Tener buena relación con los demás estudiantes garantizará una mejor experiencia del curso completo o clase y hará que el aprendizaje sea más divertido.

Incluye actividades diferentes

Intenta crear un modelo que guste a todos. No olvides que cada estudiante es un mundo: mientras que unos prefieren aprender con la teoría, otros aprenden más mediante la práctica. No existe una solución de aprendizaje efectivo que se adapte a todos, pero realizar actividades variadas como grupos de debate, cuestionarios en línea p juegos (incluidos los de roles) aumentan la participación del usuario en todos los tipos de aprendizaje.

Selecciona atentamente las herramientas que vayas a usar

Crear un programa de aprendizaje híbrido exitoso no es para nada fácil. Ya sean problemas técnicos, decidir qué contenido ofrecer o hacer que los estudiantes participen. Todo ello son retos a los que te vas a tener que enfrentar. Esto requiere el uso de unas buenas herramientas que te ayuden a conseguir el máximo posible. Una de las mejores herramientas disponibles en el mercado es la plataforma ClickMeeting, que tiene una serie de características útiles desde el punto de vista tanto de los profesores como de los alumnos. Algunas de las más importantes son:

  • Edu Mode: permite que el profesor vea a todos los estudiantes, pero que los estudiantes solo vean a la persona que está hablando. Esta opción te permite realizar un seguimiento más efectivo de la participación de los estudiantes, a la vez que garantizas la privacidad de los estudiantes y evitas que se distraigan entre sí.

  • Pruebas y encuestas: te permiten comprobar los conocimientos, supervisar la participación y recopilar información importante sobre los participantes a un curso o a una clase.

  • Presentaciones y opción de compartir pantalla: mejora los cursos estándar con elementos interactivos y participativos adaptados a las necesidades, preferencias y recursos de los ponentes.

  • Pizarra interactiva: permite establecer una colaboración creativa con los estudiantes, para que puedan trabajar de forma colectiva en los proyectos.

  • Modo de preguntas y respuestas y chat privado: permite que haya una mejor comunicación e integración de los estudiantes.

  • Salas para grupos reducidos: permite que los estudiantes trabajen en grupos más pequeños dentro del mismo curso o clase.

  • Webinarios automatizados: ofrece la posibilidad de grabar una clase y compartirla con los estudiantes como recurso en línea.

¿Quieres iniciarte en la aventura de la educación híbrida? Regístrate para obtener un periodo de prueba de 30 días gratis con ClickMeeting y comprueba si responde a tus necesidades.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Loading...

Autor Jacob Thomas

Content writer @ ClickMeeting

Time to move your events online. Do it with ClickMeeting

TRY IT FREE
G2Crowd

Dejar una respuesta

Your email address will not be published.